Notas de prensa

Buscar en el histórico de Notas de prensa

24/02/2015 Volver

El CES inicia un semestre dedicado a la I+D+i que culminará con un informe

  • Marcos Peña: "Hay que ser ambiciosos con la ciencia en España".
  • Juan Luis Arsuarga: "Hoy empieza el debate del Estado de la Nación. ¿Cuánto tiempo dedicarán a hablar de ciencia?, me pregunto".
  • José Carlos Gómez Sal: "El verdadero debate es qué modelo de Universidad queremos y cómo vamos a financiar su labor investigadora".
  • Juan Juste Pallarés: "El 95% del conocimiento necesario para desarrollar productos se genera fuera de la empresa".

El presidente del Consejo Económico y Social, Marcos Peña, ha declarado en la inauguración de la jornada dedicada a la Investigación y Desarrollo realizada hoy en la sede del organismo consultivo que el CES inicia un semestre dedicado a este tema que culminará con la presentación en los cursos de verano de El Escorial del informe "Situación de la I+D+i en España y su incidencia sobre la competitividad y el empleo" que está elaborando actualmente.

La jornada de hoy se enmarca dentro de este proceso como parte del trabajo de la Comisión del CES que está elaborando el informe. Pero a diferencia de otras comparecencias de ponentes en el seno de las comisiones de trabajo, en esta ocasión se ha optado por convertir la asistencia en una jornada abierta en la que se ha invitado a numerosos actores de la I+D en España. Las opiniones vertidas durante la jornada serán tenidas en cuenta en la elaboración del informe.

Marcos Peña ha pedido que España sea ambiciosa en la investigación, un tema que ha preocupado desde hace años a las organizaciones presentes en el CES.

Juan Luis Arsuaga, antropólogo y director científico del Museo de la Evolución Humana en Burgos ha insistido en la relevancia que tiene la ciencia en el prestigio de un país. Por este motivo, ha insistido en la necesidad de que España contase con dos o tres universidades de prestigio capaz de atraer alumnos y profesores de otros países. "Es imprescindible contar con una Sorbona o Cambridge en España", ha declarado.

A su entender, se convertirían en polo de desarrollo que atraerían a empresas rompiendo una rueda que no arranca en España. "La I+D genera industria, y la industria genera I+D. El problema es que en España no acaba de arrancar esa rueda". Pero lamenta que la ciencia y la investigación no sean una prioridad en España: "Hoy empieza el debate del Estado de la Nación. ¿Cuánto tiempo creen ustedes que le dedicarán los políticos a hablar de ciencia? ¿El 70% del debate?, ironizó.

José Gómez Sal, rector de la Universidad de Cantabria y presidente de la Comisión sectorial de I+D+i de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas ha recordado que España ocupa el 10 puesto mundial en producción científica universitaria, tras perder este año un puesto por el impulso de India. Como ha reiterado que la investigación en España no sería nada sin las universidades que aportan el 48% de los investigadores y las dos terceras partes de la investigación. Y el 13% de las patentes españolas, el porcentaje más alto de las universidades después de Irlanda.

Sal coincidió en Arsuaga que la ciencia y la investigación no están entre las prioridades nacionales y alertó de que la Universidad española precisa de reformas, incluido el cambio del sistema de financiación. "El verdadero debate es qué modelo de Universidad queremos tener y cómo se financia la labor investigadora que lleva a cabo".

Juan Juste Pallarés, director del área técnica del BSH electrodomésticos España, desarrolló el papel que juega la investigación tecnológica en su empresa, la primera en patentes en España. "Lo cual no dice mucho de este país, pues somos una empresa de electrodomésticos y no ponemos personas en el Espacio", reflexionó.

Dedicó buena parte de su ponencia a la necesidad de aumentar la relación Universidad Empresa. A su entender, estas últimas deben ser más activas y no limitarse a esperar que los centros investigadores se acerquen a ellos. Defendió unas relaciones estables, basadas en intereses mutuos, pero no centradas exclusivamente en el dinero. "Si el dinero fuese lo único, la Universidad ser convertiría en un proveedor más de la empresa, y hay que apostar por una relación de confianza y lealtad", expuso. Después de todo, "el 95% del conocimiento necesario para desarrollar productos se genera fuera de las empresas", dijo.