Notas de prensa

14/07/2014 Volver

El CES ve con preocupación relecturas del pasado que minimizan el diálogo social

  • La aceleración en el tiempo de los efectos y contagios de la crisis lleva a una urgencia en la adopción de medidas por parte de los gobiernos que deja prácticamente sin espacio el diálogo social.
  • La democracia participativa forma parte de las señas de identidad de los Consejos Económicos y Sociales como instituciones de participación de los interlocutores sociales.

Madrid, 14 de julio de 2014.
El presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña, ha expresado hoy la preocupación con que se ve desde el consejo consultivo que representa las relecturas del pasado que minimizan, por no decir que desprecian, lo que el diálogo social y la acción de los interlocutores sociales han supuesto en concreto para España.

Marcos Peña ha realizado esta reflexión durante la inauguración del curso Gobernanza Democrática y Representación que, organizado por el CES en El Escorial, se desarrollará entre hoy y mañana. El presidente del máximo organismo consultivo del Gobierno en materia socioeconómica y laboral ha destacado que la democracia participativa forma parte de las señas de identidad de los Consejos Económicos y Sociales como instituciones de participación de los interlocutores sociales, como foros del diálogo social institucionalizado. Y naturalmente de las organizaciones que los conforman: agentes sociales, interlocutores sociales y representaciones de la sociedad civil organizada.

En este sentido, ha subrayado la doble condición de estas organizaciones. Primero como representantes, de base electiva, de los intereses de los grupos sociales de los que surgen y, segundo, como agentes de los procesos socioeconómicos, que toman decisiones con efectos reales sobre la economía, decisiones en muchos casos concertadas.

Ideas fundamentales, en opinión de Marcos Peña, porque pueden ser la clave a la hora de plantear alternativas para superar los evidentes problemas de representatividad y gobernanza que, especialmente con la crisis, se están haciendo visibles. Es patente que la profunda recesión ha tenido, como mínimo, dos efectos muy negativos para el modelo de gobernanza compartida.

Por un lado, la aceleración en el tiempo de los efectos y contagios de la crisis lleva a una urgencia en la adopción de medidas que deja prácticamente sin espacio el diálogo social.

Por otro, la sensación de los ciudadanos de que los poderes públicos de los estados, a los que ellos han elegido, están desbordados por las fuerzas económicas, lo que produce una brecha de confianza en las instituciones.

Y en la medida en que los agentes sociales se han integrado en el ámbito institucional por las fórmulas de la democracia participativa, también están afectados por la crisis institucional que se padece actualmente.

En este contexto, el presidente del CES ha resaltado la necesidad de abordar estos problemas en el curso de El Escorial con la confianza de que el análisis que se lleve a cabo en esto dos días sirva para consolidar instituciones como los interlocutores sociales o el diálogo social. "Sin duda que los cambios en el entorno de la democracia participativa protagonizada por los agentes sociales requieren de cambios en la actuación de los éstos, pero contar con los interlocutores sociales seguirá siendo necesario", ha matizado Marcos Peña.