Notas de prensa

09/09/2004 Volver

El CES traslada al presidente del Gobierno su preocupación por la necesidad de desarrollar un nuevo modelo productivo

Madrid,9 de septiembre.- El presidente del Consejo Económico y Social, Jaime Montalvo, se reunió hoy con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y con el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, para hacerles entrega de lamemoria del 2003 sobre la situación socioeconómica y laboral de España, el único trabajo donde empresarios y sindicatos y otros sectores de la sociedad civil hacen un diagnóstico compartido.

Montalvo acudió a la reunión acompañado de los vicepresidentes del CES, Juan Jiménez de Aguilar y Julián Ariza. Por parte del Gobierno, además del presidente y el ministro de Trabajo, también estuvieron presentes el jefe de Gabinete del Presidente, José Enrique Serrano y el jefe de la Oficina Económica, Miguel Sebastián.

En la reunión se mostró la preocupación, expresada en la Memoria del CES, sobre nuestra competitividad en una UE ampliada a 25 países. Sindicatos y empresarios comparten su preocupación además sobre la inmigración, el problema energético y medioambiental, la temporalidad, la vivienda, el desarrollo sostenible y la innovación.

El presidente y los vicepresidentes del CES insistieron en la necesidad de desarrollar un nuevo modelo productivo para fortalecer nuevas pautas de crecimiento, un modelo que sea capaz de generar empleo y empleo de más calidad.

Los responsables del Consejo Económico y Social coincidieron con el presidente del Gobierno en la importancia que para afrontar estos problemas tiene la nueva fase de diálogo social ahora iniciada y se mostraron confiados en que este diálogo dé pronto sus frutos.

La undécima memoria del CES

El CES ha completado, por undécimo año consecutivo, su Memoria sobre la situación socioeconómica y laboral de España 2003. La Ley 21/1991, constitutiva del CES, le encomienda la elaboración de esta Memoria para su elevación al Gobierno. Como en años anteriores, la Memoria se ocupa de los tres grandes ámbitos de la situación socioeconómica (panorama económico, empleo y relaciones laborales, y calidad de vida y protección social) y es fruto del consenso entre las organizaciones representadas en el CES.

1. Panorama económico

La economía y el comercio mundial crecieron en 2003 por encima de lo previsto, gracias al fuerte crecimiento de las economías emergentes de Asia y, en menor medida, de la de Estados Unidos, que se apoyó en unas políticas monetaria y fiscal fuertemente expansivas.En la Unión Europea, en el contexto de debilidad económica que mostraron sus principales economías, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento fue ampliamente cuestionado en 2003 a raíz del incumplimiento por Alemania y Francia del límite de déficit público previsto o el nivel de deuda pública.

La economía española mostró un comportamiento más dinámico que el de la Unión Europea. La aceleración de la actividad se explicó fundamentalmente por el consumo y la inversión en construcción, mientras que la aportación negativa del sector exterior al conjunto de la economía se amplió respecto a 2002.Todos los sectores productivos mostraron avances en sus tasas de crecimiento y los resultados económicos de las empresas registraron una notable recuperación.

2. Mercado de trabajo, políticas de empleo y relaciones laborales

El panorama del empleo en 2003 ha sido mejor que el de 2002, aunque no se alcancen los buenos resultados del periodo 1997-2001. La recuperación del empleo ha sido desigual en los grandes sectores de actividad; mientras se recuperó el ritmo de aumento en los servicios, y en la construcción se mantuvo el del año anterior, en la industria se produjo un nuevo y fuerte descenso del número de ocupados.

Esa recuperación se tradujo en un notable aumento del empleo indefinido. Aún así, la tasa de temporalidad es todavía superior al 30 por 100, debido tanto al importante volumen de empleo temporal acumulado en el sector privado desde los primeros años noventa como al comportamiento del sector público, que viene incrementando interrumpidamente la proporción de empleo temporal en este tiempo: desde algo más de un 16 por 100 en 1997 a casi un 23 por 100 en 2003.

En el terreno de las políticas de empleo, el Plan de Acción para el Empleo del Reino de España-2003 ha respondido a las Directrices de empleo y a las orientaciones dadas a España por el Consejo Europeo para el periodo 2003-2005. Los agentes sociales han valorado positivamente la existencia de un instrumento que articule la estrategia coordinada de empleo, pero han reclamado institucionalizar un método de trabajo estable y periódico en España, que permita la participación de los interlocutores sociales en la elaboración, ejecución y evaluación de los planes de empleo.

En un epígrafe específico sobre el desarrollo del diálogo social se destacan los esfuerzos que vienen desplegando los interlocutores sociales en el ámbito en el marco del Programa Conjunto de Trabajo acordado para los años 2003 a 2005.

La evolución de la negociación colectiva muestra un constante crecimiento del número de convenios, empresas y trabajadores afectados: en 2003 se han computado más de 5.500 unidades convencionales, que agrupan a más de 1,3 millones de empresas y más de 9,7 millones de trabajadores.

El incremento salarial medio pactado en 2003, incorporando las denominadas cláusulas de revisión salarial computadas a 31 de marzo de 2004, fue de 3,67 por 100, ligeramente inferior al registrado en el año anterior, con un 70 % de los Convenios que referenciaron el mismo con la inflación prevista por el Gobierno, apreciándose igualmente un progresivo intento racionalizador de las distintas partidas retributivas.

A pesar de los todavía preocupantes datos sobre siniestralidad, la evolución de los accidentes de trabajo ha confirmado durante 2003 la mejoría de la situación que ya venía apuntando el indicador de incidencia de accidentes de trabajo desde 2001.

3. Calidad de vida y protección social

En el año 2003 el Consejo de Educación estableció cinco objetivos europeos de referencia a lograr para 2010. En la Memoria se constata que España registra avances importantes respecto a esos objetivos, pero se señala, también, que los desequilibrios históricos de la pirámide educativa, junto a algunos problemas de calidad del propio sistema educativo, hacen difícil el logro de algunos de ellos. Preocupa especialmente el abandono escolar temprano, el rendimiento de nuestros estudiantes en las competencias claves y escasa enseñanza de dos lenguas extranjeras.

En términos comparados, la sanidad española presenta un nivel intermedio de recursos humanos y materiales y una dedicación de gasto sanitario público algo por debajo de la media comunitaria, ya que en España está en el entorno del 7,5% del PIB y la media de la UE es del 8,3. La situación comparada es mejor en algunos indicadores relativos al estado de salud general de la población, como la esperanza de vida o la incidencia de cáncer, que en España es de 320 por cada 100.000 habitantes y en la UE es de 350. Nuestra situación está algo peor en cuanto a la prevalencia de algunas enfermedades infecciosas prevenibles y en número de accidentes-.

El año ha sido fructífero en iniciativas de carácter normativo e institucional con repercusiones importantes en el ámbito sanitario, como la aprobación de la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, que constituye el referente básico de este nuevo escenario y que fue objeto del Dictamen 10/2003 del CES, Así el CES expresó su preocupación por algunos efectos no deseados de la nueva regulación.

La trayectoria fuertemente alcista de los precios de la vivienda de los últimos cinco años ha continuado en 2003. Esa tendencia ha hecho que, a pesar de haber sido un año en el que se han ejecutado completamente las actuaciones correspondientes al programa 2003 del Plan de Vivienda 2002-2005, los indicadores de accesibilidad a la vivienda en propiedad han seguido empeorando.

La situación comparada de España en el ámbito internacional pone de manifiesto carencias en materia medioambiental, especialmente en lo que respecta al elevado nivel y la eficiencia del consumo de materias primas o energía, a la generación de residuos y a la emisión de vertidos o gases, o al escaso margen presupuestario dedicado a la protección del medio ambiente. En otros aspectos, como la producción de energías renovables, la gestión de residuos municipales, la población conectada a tratamiento de aguas residuales o el gasto en protección ambiental, se observan tendencias positivas.

En cuanto al desarrollo de la sociedad de la información, la situación comparada de España en el contexto internacional muestra luces y sombras. España se encuentra en buena posición en lo que se refiere a la penetración de la telefonía móvil y a la disponibilidad de servicios on line desde la Administración, pero presenta un importante déficit en la proporción de hogares con ordenador personal y en el uso de Internet, lo que, traducido en una escasa utilización del comercio electrónico, es especialmente importante en el ámbito empresarial.

En lo que respecta a la I+D+i, aunque algunos indicadores tienen un comportamiento positivo (como el ligero incremento del gasto privado respecto al público, el aumento del empleo en el sector, o a la mayor presencia de mujeres en el personal investigador en España que en Europa), los resultados son poco favorables, como muestran los datos que evalúan la producción científica, la capacidad de innovar y las exportaciones de productos de alta tecnología.

En el campo de la protección social, el protagonismo del año recae en la renovación del Pacto de Toledo que permitió valorar el grado de cumplimiento de las recomendaciones formuladas en 1995, reafirmar la vigencia de las mismas, además de constatar la adecuación de tales propuestas a los objetivos y orientaciones establecidas en Europa.

Junto a la renovación del Pacto de Toledo, a lo largo del año se aprobaron una serie de iniciativas de diverso calado y alcance, entre las que cabe destacar el Plan Nacional de Inclusión Social 2003-2005, que fue objeto del Informe 1/2003 del CES, y varias normas con efectos sobre la integración social de las personas con discapacidad, Paralelamente, se aprobó el II Plan de Acción para las personas con discapacidad 2003-2007 y el Plan Nacional de Accesibilidad 2004-2012, sobre los que el CES manifestó la necesidad de alcanzar el más amplio debate y consenso social en la materia, contando con la participación de los agentes sociales, agilizar al máximo su puesta en práctica, reduciendo los plazos establecidos

Anexos