Actividad Institucional

Los Presidentes de los Consejos Económicos y Sociales europeos suscriben una declaración común en homenaje al 70 Aniversario de la Declaración Schuman

 

Homenaje al 70 Aniversario de la Declaración Schuman

Con motivo del 70 aniversario de la Declaración Schuman, el pasado 9 de mayo, Día de Europa, los Presidentes de los Consejos Económicos y Sociales europeos suscribieron una declaración común rindiendo homenaje a dicho texto fundamental de la construcción europea.

"La paz mundial no puede salvaguardarse más que a través de esfuerzos creativos, proporcionales a los peligros que la amenazan. La contribución que una Europa organizada y vital puede aportar a la civilización es indispensable para el mantenimiento de relaciones pacíficas”.

Con estas palabras, hace setenta años, se sentaron las bases de la construcción del mayor proyecto político de la Historia contemporánea. Nunca, en ninguna parte del mundo, en ninguna época de la historia, las mujeres y los hombres han conocido un período tan largo de paz, estabilidad y prosperidad económica; al mismo tiempo, las personas no han disfrutado nunca de una vida tan larga ni han tenido la seguridad de la libertad y los derechos individuales y colectivos como es el caso en el día de hoy en Europa.

A pesar de los numerosos desafíos internos y externos, nuestra Unión defiende vigorosamente sus principios democráticos, el Estado de Derecho y los derechos fundamentales, incluso si el deseo del hombre fuerte y de las presiones soberanas y nacionalistas ganan terreno.

La Europa unida ha representado no solo el mayor espacio de libertad, de derechos y de protección para sus ciudadanos, sino que también ha contribuido a la estabilidad mundial y representa una referencia política mundial de las civilizaciones, portadora de valores de libertad, de paz, de progreso y de seguridad social más allá de sus fronteras.

Todo ello es debido a la visión y al compromiso de los hombres venidos de diferentes horizontes y países que, hasta hace algunos años, habían combatido entre ellos en la más feroz de las guerras.

El corto lapso de tiempo entre el fin de la Segunda Guerra Mundial y la Declaración Schumann demuestra aún más hasta qué punto la intuición de los padres fundadores del proyecto europeo era excepcional. La tragedia que destruyó a nuestros países ha dado el impulso necesario para abrir una vía revolucionaria.

"Europa no podrá construirse de una sola vez, ni de golpe, nacerá de realizaciones concretas que creen primero una solidaridad de hecho”. Las múltiples crisis de los diez últimos años nos han puesto a prueba, pero cada vez salimos más fuertes. Hoy, puede que en el momento más crítico para las poblaciones y los Estados europeos desde el final de la Segunda Guerra Mundial, las palabras de Robert Schuman nos hablan y nos ponen en guardia, aún más, sobre nuestro futuro.

La pandemia ha llevado a la Unión Europea a tomar opciones impensables hace solo 4 meses. La suspensión del pacto de estabilidad, la aprobación temporal de ayudas estatales, la acción enérgica del Banco Central Europeo para asegurar la sostenibilidad de la deuda soberana, la introducción de SURE y el fondo de relanzamiento son opciones importantes que demuestran haber comprendido que los efectos económicos de la crisis sanitaria amenazan con afectar a los fundamentos del proyecto europeo.

Con el agravamiento de las fracturas y de la inestabilidad en el mundo que nos rodea, nunca ha sido más importante, pero también difícil, salvaguardar y consolidar los progresos conseguidos hasta el presente y hacer dar a Europa un paso más en términos de solidaridad y de compartir las políticas de desarrollo social y económico susceptibles de relanzar el proyecto europeo. En el marco de una estrategia de crecimiento sostenible que representa un modelo de desarrollo económico diferente, debemos repensar nuestros sistemas de protección social, invertir en formación, innovación tecnológica, la competitividad de nuestras empresas y la seguridad social como pilares del renacimiento europeo.

La Agenda 2030, adoptada por Naciones Unidas en 2015, y después adoptada por la Unión Europea con el Pacto Verde Europeo, es la estrategia que puede servir de palanca a las transformaciones en curso y debe mantenerse como la estrategia de la Unión Europea para el próximo decenio, en particular en el alba de esta nueva crisis que es el COVID 19. Debemos apoyar la competitividad de nuestras empresas y fomentar la creación de polos de producción de dimensión europea, capaces de rivalizar en el mercado mundial, creando las condiciones para hacer frente al desafío digital mundial y proteger los derechos y libertades de nuestros ciudadanos.

La crisis sanitaria nos ha demostrado que es urgente reforzar el conjunto de nuestros sistemas de salud, de invertir en biomedicina, en infraestructuras punta y reforzar la cooperación científica entre nuestros centros de investigación y nuestras universidades. Nuestros ciudadanos necesitan recuperar la confianza en el proyecto común a partir igualmente de una Unión para la salud.

Todos los ciudadanos europeos deben tener una base mínima de derechos comunes garantizados, empezando por la protección universal contra la pobreza y el derecho a una educación de calidad. Hoy más que nunca debemos materializar el contrato social del siglo XXI, que se dirige principalmente a reducir las desigualdades que minan la cohesión social y las bases de nuestras democracias.

Esta estrategia, tal y como la Declaración Schuman habían indicado claramente, se debe “ofrecer al mundo entero sin distinción ni exclusión, para participar a la elevación del nivel de vida y al desarrollo de obras de paz”.

Europa podrá, con mayores, continuar con la realización de una de sus misiones esenciales: el desarrollo del continente africano. Hoy más que nunca, la nueva estrategia para un renacimiento euro-africano común como la mayor oportunidad geopolítica que tenemos ante nosotros.

Más que nunca, se requiere un esfuerzo colectivo. Los Consejos Económicos y Sociales europeos, debido a su representación de la sociedad civil organizada, son hoy aún más que ayer, un lugar privilegiado de elaboración y propuesta; un lugar de convergencia de las fuerzas vivas de nuestra sociedad, que pueden permitir a las instituciones nacionales y comunitarias tomar decisiones fuertes y compartidas.

Esta crisis dramática, como sucede con frecuencia en la historia de la humanidad, puede ser la ocasión de dar nuevas bases al proyecto europeo y de crear las condiciones para construir un nuevo modelo de desarrollo adaptado a las grandes transformaciones del siglo XXI. En un mundo siempre a la búsqueda de nuevos equilibrios, donde el dinamismo geopolítico está en constante evolución y donde el multilateralismo marca una de las fases más difíciles desde la caída del muro de Berlín, Europa deberá permanecer unida o constituirá un abismo para todos. El relanzamiento del proyecto europeo es la premisa fundamental para garantizar a los conciudadanos el mantenimiento de la paz, del bienestar, de los derechos y libertades que hemos conocido hasta hoy, pero para hacer esto, hay que poner la atención desde ahora mismo en una Europa unida en torno a un modelo de desarrollo diferente. El futuro de Europa, el Renacimiento de Europa, dependerá del compromiso, de la imaginación y del valor que podamos demostrar en las decisiones que habrá que tomar en los próximos meses.

Juntos, con la síntesis fructífera de nuestras diferencias.

Luca Jahier, Presidente del Comité Económico y Social Europeo

Tiziano Treu, Presidente del Consejo Nacional para la Economía y el Trabajo de Italia

Patrick Bernasconi, Presidente del Consejo Económico, Social y Medioambiental de Francia

António Correia de Campos, Presidente del Consejo Económico y Social de Portugal

George Vernicos, Presidente del Consejo Económico y Social de Grecia

Iacob Baciu, Presidente del Consejo Económico y Social de Rumanía

Julián Ariza, Presidente del Consejo Económico y Social de España

Larry O’Connell, Director del Consejo Nacional Económico y Social de Irlanda

Lalko Dulevski, Presidente del Consejo Económico y Social de Bulgaria

Rudolf Kropil, Presidente del Consejo Económico y Social de Eslovaquia

Andrzej Malinowski, Presidente del Consejo de Diálogo Social de Polonia

CES firmantes de la la Declaración Schuman CES firmantes de la la Declaración Schuman

May 9, 2020 - 70th anniversary of the Schuman Declaration - FR - IT

Descargar pdf de la Declaración conjunta: en  fr it